/

miércoles, 18 de junio de 2014

Este jueves, un relato: Mística






Daniel y Manuel eran dos investigadores de actividad paranormal, y también participaban en un programa de radio llamado Zona Fantasma, donde analizaban sus investigaciones y daban sus puntos de vista sobre experiencias paranormales.


El dueño de una casa los contactó para pedirles ayuda, ya que quería que su casa fuera investigada porque había mucha actividad paranormal y habían tenido que abandonar la casa. La casa era antigua, construida en los años setenta, en el estado de Tlaxcala, la casa ya estaba puesta en venta o en renta, pero ni se rentaba y mucho menos querían comprarla, no había nadie interesado en ella.


Había un cuarto en particular, muy grande, tipo salón, alfombrado. Al levantar la alfombra podías ver un gran pentagrama pintado en el suelo, el dueño ya había mandado pintarlo varias veces, pero el pentagrama seguía apareciendo cada vez más fresco.


Daniel y Manuel no sabían muy bien a lo que se estaban enfrentando, cada investigación los llenaba de entusiasmo, era algo que disfrutaban hacer, no tenían miedo. Pero al toparse con esto, fueron perdiendo su equilibrio, su fuerza interna, pues era algo más fuerte y no estaban preparados.


Tenían pensado quedarse dos semanas en esa casa, poner cámaras, micrófonos, cintas de audio y recorrer toda la casa y enlazarse en vivo a su programa de radio.


Las cosas fueron saliendo mal, en los enlaces en vivo se escuchaban voces, captaron muchas psicofonías, muchos cánticos confusos, en esos días que habitaron la casa encontraban palomas recién muertas, amarres extraños, les aventaban las puertas. El ambiente era muy pesado, corría viento helado con las ventanas cerradas. Para mal, atrajeron a los seres de oscuridad que habitaban en esa casa.


En el cuarto grande en donde estaba el pentagrama se habían realizado misas negras, adoraban a Satanás, renegaban de Dios, ofrecían sacrificios, realizaban orgías. Colocaban lienzos negros colgando de los muros y se iluminaban con cirios negros. Era degollado un gallo, un cordero o una cabra jóvenes, entre otros animales, sobre el cuerpo de alguna mujer. Esto fue dicho por parte de vecinos asustados.


Los días siguientes a la investigación, Daniel y Manuel fueron desgastándose por las energías negativas que habitaban la casa. Una de ellas era fuerte y no quería irse. Cuando se marcharon de ahí fueron perseguidos por esas fuerzas logrando en ellos un desequilibro mental y pérdida de la realidad.
 
 
 
Para más jueves místicos visita a nuestra amiga Casss.




 
 
 
 
 
 


14 comentarios:

Tracy dijo...

¡Qué miedo! los espíritus se cabrearon de que su tranquilidad se viera perturbada.

Yessy kan dijo...

¡Qué horror! Pobres hombres. Trabajar en casos de actividad paranormal no es para todo ser humano. Cazar o espantar fantasmas es un riesgo aterrador. Escalofriante relato, me gustó mucho. =)
Saludos

emejota dijo...

Las malas compañías son nefastas tanto encarnadas como no. Besos

Sindel dijo...

Hay que tener mucho cuidado al enfrentar esas cosas desconocidas, a veces nos pueden sorprender porque las subestimamos.
Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Parece un buen comienzo de una historia más grande.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Un relato muy trabajado y has conseguido meterme en la atmósfera de la trama. Si se consigue eso, has conseguido todo en el relato.
Te felicito y.... me ha dado un poco de repelú. (miedo)
Un beso

Juan L. Trujillo dijo...

Pobres detectives. Lo que hay que aguantar por llevar un plato de comida a su casa.
Un abrazo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

ayy..me vy con miedo!...por suerte es temprano y aún no me acuesto!
=) jejeje

Carmen Andújar dijo...

Tremendo, los investigadores pasaron al otro lado. Y es que según co quien no puedes luchar.
Me ha gustado
Un abrazo

LAO Paunero dijo...

He experimentado la percepción de las energías negativas y lo sigo haciendo. Creo que tu relato es muy cercano a la realidad Azulia.

Charo dijo...

Vaya, las fuerzas del mal consiguieron su objetivo! Sería un buen argumento para una buena película de terror. Muy logrado.
Un beso

San dijo...

Estas historia me dan un pelín de miedo, nunca se sabe que fuerzas puedes encontrar y como puede resultar ese encuentro, para los protagonistas pero no pudo ser.
Un beso.

Mamaceci dijo...

yo ni loca me meto en esos trajines!, espero que no sea una historia verdadera.
Abrazo Azulia

rosa_desastre dijo...

Es mejor no jugar con esas cosas. Cierto que existen y que algunas personas mas receptivas se cargan de la energía negativa hasta enfermar. Que pánico.

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates