/

miércoles, 9 de julio de 2014

Este jueves, un relato: Reinas del grito


"El Grito" de Munch





El cuadro de Edvard Munch en 1893, pintor de expresionismo, es muy famoso y ha sido robado un montón de veces.

El expresionismo fue una corriente artística que buscaba la expresión de los sentimientos y las emociones del autor, más que la representación de la realidad objetiva. Es decir, anteponía esos sentimientos a las propias formas.

La pintura, por tanto, se toma como un medio de desahogarse y de ver la vida con otro punto de vista.

Me llama la atención la desesperación y la angustia que refleja, reflejo del propio autor y de la figura, que puede ser hombre o una mujer, presa del pánico, mirando hacia el espectador, transmitiendo su miedo, atrás un puente que no tiene fin.

La figura humana, situada en el centro, se tapa los oídos en un gesto desesperado de angustia. Su rostro, que recuerda a una calavera, y su cuerpo, están completamente deformados, como también lo está el espacio que lo rodea.

Todo tiembla ante ese grito, todo se desfigura porque forma parte de una realidad interior.

Edvard escribió en su diario unas notas que aclaran el origen de este cuadro: “Iba caminando con dos amigos por el paseo -el sol se ponía-, el cielo se volvió de pronto rojo, yo me paré; cansado, me apoyé en una baranda -sobre la ciudad y el fiordo azul oscuro no veía sino sangre y lenguas de fuego-, mis amigos continuaban su marcha y yo seguía detenido en el mismo lugar temblando de miedo, -y sentía que un alarido infinito penetraba toda la naturaleza”.

El autor plasma así la soledad del protagonista y la indiferencia, humana y material, frente a la angustia del ser humano. Las tonalidades que emplea Munch refuerzan la angustia que agobia al personaje principal.

El gesto de “El Grito”, considerado el más expresivo del arte contemporáneo, representa el desánimo y temor del hombre moderno.
 
 
 
 
 
Para leer más Reinas del Grito, visita a nuestro amigo El Demiurgo de Hurlingham.
 
 
 

10 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un gran analisis, muy exhaustivo.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Y me pregunto: Porque no has escrito tu la parte del temario de la asignatura que he cursado este año, llamada, Discursos del Arte Contemporáneo? Lo que me he estudiado era infumable, y vas y llegas y lo bordas en un par de párrafos lo que han utilizado páginas en el libro para definir expresionismo.
Bien escrito y muy bien detallado.
El impresionismo, a modo de curiosidad, plasmaba en el cuadro la impresión del momento.
Y del expresionismo alemán tenemos muchas películas que reflejan lo que refleja este cuadro.
Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Excelente registro para retratar el que debe ser uno de los más conmovedores retratos de la desolación humana.
Muy buena elección.
Un abrazo

San dijo...

Desolación y tristeza es lo que me provoca, desde luego no deja indiferente a nadie.
Besos.

Juan Carlos dijo...

Buena explicación la que das. No conocía esos detalles. Lo que si se siente es esa angustia que refleja el cuadro.
Besos.

Yessy kan dijo...

Excelente información. Estremece lo que escribió en su diario. Me gusto la marca de tu final: “representa el desánimo y temor del hombre moderno”
Saludos

Oriana Lady Strange dijo...

No sabía de la historia del origen del cuadro de Edvard Munch, interesante!!!
Sin duda, nada que exprese tan bien un grito.
Cariños…

Carmen Andújar dijo...

Muy bien descrito amiga, desde Lugo ese cuadró tiene mucha miga, y expresa ese sentimiento desgarrador del protagonista.
Un abrazo

José Vte. dijo...

Un cuadro impresionante que refleja una gran angustia.
Lo has descrito de una manera muy instructiva y amena. Me gustó.

Un abrazo

casss dijo...

Y como nos impacta cada vez que lo vemos. Impresionante.
Acertada referencia.

besos

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates