/

jueves, 12 de febrero de 2015

Te amaré siempre en el resto de mis días

Creí que no volvería a escribir, supongo que es parte de mí y siempre será así. Estoy perdiendo mucha de la fuerza y de la inspiración que alguna vez tuve. Pero sigo viva. En estos días he sentido y vivido mucho dolor, que creí que nunca viviría. En este doloroso proceso de vida perdí a mi hijo recién nacido, al que esperé por ocho meses. Lo vi nacer y pronto se fue. Dios así lo quiso me dijeron. Y yo solo lloré y lloré como nunca. Enterrar a un hijo es un dolor indescriptible. Los hijos que se quedan sin madre les llaman huérfanos, pero yo que soy? Si he perdido a mi hijo.

Dios me dará la fortaleza que siento perder. Y tengo que ser fuerte por mi hija.

1 comentarios:

Sindel dijo...

Mi querida compañera, lamento muchísimo esta triste noticia, realmente no esperaba una cosa así, después de tanta lucha de tu parte. Pero tenés que ser fuerte y hacer tu duelo tranquila, luego las cosas se irán poniendo en orden. Pensá en tu hijita que te necesita más que nunca.
Te mando un abrazo inmenso!!!

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates