/

jueves, 16 de enero de 2014

Todas las razones




Nunca es tarde,
para encontrarnos a nosotros mismos.
Nadie nos dijo que sería fácil,
que el camino estuviera plagado de luz.
Sin embargo, en esas noches de soledad,
nunca estuve sola,
sí, no había nadie en casa,
más no sola.
Tuve muchas razones
para encontrar el camino,
y seguir con mi vida, aunque estuviera roto.
Armé los pedazos y seguí,
fueron embonando, mal o bien, unos con otros.
Quise saltar, aún sin conocer el río,
aún sin conocer la profundidad,
me atrajo el azul del mar.
Nadie me dijo, que mi vida así sería,
ni tuve videncias de tarot, ni un futuro prometedor.
No sería así de fácil.
Muy joven, pero con alma vieja.
¿Cómo supones que puedas encontrarme?
Nada pedí, ni ayuda conseguí.
No hablemos de orgullo mejor.
Encontré todas las razones de mi existir.
Ahora estoy aquí.
Viendo el mismo mar azul.
Y ese mismo amor que no dejé morir.
 
 
 
 


2 comentarios:

MARIA IBAÑEZ dijo...

El amor obra eso en nosotros, no? Nos hace lanzarnos sin conocer el río...
Bello, muy bello.
saludos de María!!!

Amapola Azzul dijo...

Precioso. Un abrazo. Me encantó.
besos¡

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates