/

lunes, 3 de marzo de 2014

Este jueves, un relato: Mi mascota





Era una tarde soleada, una suave brisa recorría cada lugar de la casa, se levantó al escuchar el canto de los pájaros que ya habían anidado en la terraza, a ella no le molestaban, le parecía un espectáculo maravilloso cada vez que los veía andar. Misifú no era una simple gata, se había convertido en un miembro más de la familia, tanto es así, que le habían asignado un lugar en la mesa, donde ella mostraba sus buenos modales. No sólo se le había domesticado, sino era tanto amor que le brindaban que ella era feliz, una gatita muy feliz. Llegó ahí a los pocos días de nacida, alguien con mal corazón la había abandonado a ella y a sus tres hermanos en una desastrosa cajita de cartón, muy cercana a un gran árbol que había en el campo. Elisa, una niña de 9 años, acompañaba a su mamá a la tortillería, cuando de repente escuchó unos maullidos. A la madre de la niña no le gustaban los gatos, pero Elisa junto con su hermanita Alexa la habían convencido con sonrisas y caras de ternura para poder darle refugio a cuatro gatitos bebés. Desde que Elisa tomó entre sus manos a aquella gatita de ojos verdes la magia se produjo en ellas, una especie de lazo las unió desde aquellos días en que para la niña esa gatita tierna era su preferida. Misifú la llamó, pero de cariño sólo le llamaba Misi, para que fuera más corto. Pasaron los años, la niña y la gata eran inseparables. Elisa sentía tristeza dejar a Misi sola durante las mañanas cuando ella salía a la escuela, pero sabía que pasarían toda la tarde y noche juntas. Cuando Elisa tenía 12 años, Misi acostumbraba dormirse en la cama, cerca de los pies, sintiéndose tranquila con su ama escuchaban la radio por las noches, desde música rock en españo, rock en inglés y relatos de terror, de un programa que se llamaba La Mano Peluda. Todas las noches, de 10 a 12, escuchaban relatos de terror de la gente que llamaba a la radio, a veces les ganaba el sueño y otras se quedaban al final. Misifú era inseparable, ahí estaba al pie del cañón con su ama, a la que adoraba y le lanzaba miradas de ternura y felicidad. Una noche, cuando Elisa terminaba de apagar la radio, las ventanas se cimbraron, hubo mucho viento, la energía eléctrica se corto, y el cuarto se abrió de manera sorpresiva, como si alguien la hubiera abierto, pero ésta estaba cerrada. Elisa sintió miedo, y quiso esconderse tras las cobijas, pero la curiosidad hizo que se levantara y fue a investigar, su gran sorpresa fue ver en el pasillo una silueta muy alta, una especie de charro negro estaba parado al final del pasillo. Elisa corrió al cuarto y tembló abajo de las sábanas. Misifú también corrió tras de ella. Ambas vieron algo paranormal, alguien las había visitado. No era un relato de La Mano Peluda, ahora ellas habían vivido su propio relato... (Esta historia continuará...)



 
 

 
 
Más historias de mascotas con Charo
 

16 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Nos dejaste con la intriga.
Me hiciste acordar a las escenas de La momia, de Brendan Fraser, donde el villano, con poderes malignos, huye espantado ante la presencia de un gato.

Yessy kan dijo...

Interesantísimo relato. Me gustaron mucho tus protagonistas. Estaré pendiente de la continuación.
Saludes

Oriana Lady Strange dijo...

Me atrapo, espero ansiosa la continuación.
Cariños...

Fabián Madrid dijo...

Veremos como continua esta historia de miedo...
Un beso.

G a b y* dijo...

ay! qué susto me has dado Azulia! pero bueno, también despertaste mi intriga, así que esa continuación se espera con ansias (una aventura? un sueño? una falsa impresión?) qué curiosidad!
Besos y gracias por otorgarme el premio Dardos, ya lo colgué en mi entrada!
Gaby*

Neogéminis dijo...

Uhhh...qué miedo!...suerte para ellas que la menos no están solas, se tienen una a la otra!
=)

Tracy dijo...

Horror, terror y pavor.

Cristina Piñar dijo...

Vaya, nos dejas con un continuará, esperaremos impacientes. Besos.

Pepe dijo...

Eso es sadismo, dejarnos con la intriga de la continuación e esta historia, es inhumano.
Un abrazo.

Alberto V. dijo...

Me has provocado un escalofrío. Tu relato está vivo. Lo has conseguido! Como el resto, quedo a la espera de la segunda parte.

Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Pues a ver como continua, e he quedado con la incógnita, menos mal que tenía a su gatita para no sentirse sola.
Un abrazo

San dijo...

Lo que comenzó como un cuento tierno, lleva camino de una espeluznante historia de terror, veremos el desenlace.
Besos.

Loquita Diplomada dijo...

Quiero saber como continúa... me quedé con la intriga!
Espero que Misi y Elisa no corran peligro.
Un beso!

Jorgelina D dijo...

¡vaya misterio! me quedé muy intrigada, ¿qué será eso con lo que se toparon? me imagino a Mici con el pelaje de punta y la niña con ojotes bien abiertos. ¡cuénetanos qué pasó! ¡creaste un gran suspenso!
¡saludos Azulia!

Azulia PourToujours dijo...

jeje, gracias chico, me dio mucha risa lo que me dice Pepe, que es sadismo, n'mbre para nada, ando con tiempo recortado... por si no se han dado cuenta.... estoy escribiendo el principio....desde donte quiero contar.... en mi blog novela ALMAS PERDIDAS....de ahí parte la historia de Elisa y claro, su gata Misifú... no soy cruel..... Este... sólo era un extracto... por el tema juevero.... en realidad es una historia muuuuuyy larga... ya escribí la sinopsis y el capítulo I....

Azulia PourToujours dijo...

Gracias a todos si leo todos los comentarios... pero a veces el blog no se pone de mi parte...

Publicar un comentario

Template by:

Free Blog Templates